Mentiras y más mentiras.

En la Kutxa.
Foto: @yrve

Hoy ha sido un día duro, confíar en la Kutxa es un error que se paga. Kenia lo ha sufrido y ahora nosotrxs. Durante horas el personal de la sucursal nos ha tenido engañadxs , asegurándonos que el desahucio se había aplazado hasta dentro de tres meses, que no nos preocupáramos. Todo era mentira. Nada había cambiado, no habían solicitado ningún aplazamiento.

Acompañamos a nuestra vecina a la sucursal y el personal nos recibió con la noticia de que se había aplazado 90 días. Escaldadxs por sus milongas, un grupo de acompañamiento se dirigió junto a la afectada a los Juzgados, a confirmar la versión de la entidad mientras el resto aguardábamos en la oficina 679 de forma pacífica y tranquila. Sin ningún ánimo de molestar ni mucho menos entorpecer los quehaceres de las empleadas. Ellas en cambio, no estaban por la labor de permitirnos esperar y llamaron enseguida a la policía. Estábamos defendiendo a una vecina desahuciada y eso es intolerable, claro…

Mientras se esperaban confirmaciones desde los Juzgados, se hicieron entrega en la sucursal de la solicitud al IVIMA de una vivienda por extrema necesidad, dos informes sociales que acreditaban la más que delicada situación familiar de la afectada, así como sendos comunicados de la Asamblea del 15M en Chamartín Norte y de la AAVV Valle-Inclán solicitando la suspensión del desahucio. La cantidad de documentación, informes y muestras de apoyo vecinales aportadas a la Kutxa en esta semana daría para un libro.

Se consigue dialogar vía telefónica con el abogado de la entidad, pero confirma nuestras sospechas. No se habia solicitado nada. Ni aplazamiento, ni suspensión. Nada.
Llegan agentes de la policía a la sucursal, que son testigos de la actitud tranquila de lxs vecinxs de Kenia. Se explica para qué estamos ahí y que no deseamos causar ningún problema. Aguardamos a que nuestrxs compañerxs y la afectada regresen a la sucursal mientras seguimos en contacto con representantes de la Kutxa.
No nos vamos sin solucionar esto, es inaceptable el desahucio del lunes 22 contra siete vecinxs de Chamartín.
Nuestra gente vuelve de los Juzgados, siguen las conversaciones y conseguimos un compromiso verbal de que mañana a primera hora estaría entregada la solicitud de suspensión ante las instancias pertinentes.

Kenia lo da por bueno y esperará a confirmarlo mañana. Nosotrxs mientras no haya confirmación escrita, nada cambia. Las movilizaciones de mañana viernes a las 11:00 horas frente a la sucursal y del Lunes a las 11:00 horas frente al domicilio se mantienen. Más que nunca.

Lo vivido esta mañana ha sido noticia en Público (enlace) y LaRepública (enlace). Por la tarde Radio Enlace (enlace) entrevistaba a un compañero acerca de nuestra campaña.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *